Sección: sociedad
Fecha: 23/12/08
URL: http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2008/12/23/0003_7418436.htm
Pagerank: 7 sobre 10
Ranking Alexa: 4,951
Links a este site: 7,838
 

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechazó ayer la demanda de varias asociaciones italianas que reclamaban evitar que se suspenda la alimentación y se desconecte a Eluana Englaro, una mujer italiana en estado vegetativo desde hace 17 años. El Tribunal de Estrasburgo señaló que los recurrentes -asociaciones de familiares de personas con graves minusvalías, médicos, abogados y expertos en bioética- «no tienen vínculo directo» con Englaro por lo que los procedimientos sobre esa mujer «no les afectan directamente». Eso significa, según la sentencia, que «no se les puede considerar víctimas directas de las violaciones» que habían denunciado. La razón es que las decisiones judiciales contra las que se habían erigido «se adoptaron a propósito de circunstancias concretas y particulares, relativas a una tercera persona». Además, los jueces europeos recordaron que no se puede utilizar el recurso ante las instancias de Estrasburgo para prevenir una supuesta infracción al Convenio Europeo de los Derechos Humanos salvo «en circunstancias completamente excepcionales en que el riesgo de una violación futura puede conferir al recurrente la calidad de víctima». Una alusión a que las asociaciones reclamaban que se impidiera al padre de Eluana Englaro que se desconecte a su hija de las máquinas que le mantienen en vida. Los demandantes habían instado en primer lugar a la corte de Estrasburgo que dictara medidas provisionales destinadas a suspender la desconexión de Eluana Englaro, en espera de un pronunciamiento sobre el fondo que finalmente no se producirá. Para justificar la demanda, se invocaron tres artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos que, a su juicio, podrían violarse: el derecho a la vida, la prohibición del trato inhumano y degradante y el derecho a que se respete la vida privada y familiar. El origen de este contencioso es el dictamen del 13 de noviembre pasado del Tribunal Supremo de Italia, que puso fin a una larga lucha judicial del padre de Eluana, Giuseppe Englaro, al autorizar que se suprima la alimentación y la hidratación asistida que mantiene con vida a la mujer, de 37 años y en coma irreversible desde 1992 debido a un accidente de tráfico. Los médicos calculan que, si se le retirara la sonda a Eluana, tardaría unos quince días en fallecer.


Cerrar Ventana